Viernes de Metal un lunes, porque me cago en la puta.

Altarage | Endinghent

Empezamos con estos bilbaínos death-blackers que tanto y tan merecido éxito están teniendo últimamente.

Pasote, muy en la línea del anterior, balluresco y gordo, pero a la vez oscuro y cañero. Seguid así, seáis quienes seáis.

Exhumed | Death Revenge

Dudé si escucharlo siquiera porque ponerme a escuchar Death Metal puro a mi edad no es lo que más me acojone, pero cuando las cosas se hacen bien, bien hechas están.

Clásico pero zapatíllico, el disco suena bien y me entretuvo más que suficientemente en mis interminables paseos por el aeropuerto de vuelta a Mongolia.

Vassafor | Malediction

Estaba convencido de que en algún momento me he cruzado con este hassa, pero como no sabía cuándo, dónde, ni por qué, no me quedó más remedio que meterle a su nuevo disco.

Meh, flojo. Si bien es cierto que era el tercer disco de Metal extremo que me metía seguido prestando atención (agotadora tarea donde las haya), me pareció que, sin estar mal, no es un disco especialmente inspirado y tampoco aporta demasié. Una pena.