Cuidado, entrada de Fotolog total.

Hoy quería hablaros del puto desmadre que es mi vida contándoos cómo han sido mis jodidas últimas 24 horas, porque estoy empieza a pasar de castaño a mierda y porque quiero estrenar mi sección de Miscelánea, que no me gusta así vacía.

Ayer me metí a la cama como a las 12 o la 1 y vi como un capítulo de La puta Biblia, la serie que estoy viendo ahora, porque, como sabéis, me flipan las películas y series bíblicas.

A las 5:40 me he despertado porque se me ha subido la bola, aunque creo que lo he soñado, porque no me dolía nada. El caso es que me he desvelado y he desayunado un bowlazo de cereales y me he vuelto a meter a la cama para seguir viendo La jodida Biblia.

Me he vuelto a quedar sornete y me he despertado a las 10 más confundido que la hostia. He ido a trabajar y me he tomado un cafeto al sol mientras el bueno de Vincenzo me hacía levantar su puta bici nueva para que viera lo poco que pesaba y uno de HP me contaba por cuánto habían comprado Arista, competencia directa de Cisco (líder indiscutible en mi área) y fabricante con el que trabajé en puestos pasados.

He tenido una reunión corta sobre orquestación de nuestra infraestructura ACI y me he ido a jamar con dos compañeros, con los que he quedado para jugar a tenis , para 10 minutos más tarde arrepentirme de haberme comprometido a jodido nada (con lo bien que estoy en mi puta casa).

En la comida he descubierto que el cabronazo que se pone a diario un puto sándwich de alubias con mantequilla se llama John Waters, igual que el jodido John Waters. El mundo es la hostia.

Ya en mi sitio, he preparado la lista para el próximo Viernes de Metal (que me ha quedado larguísima, voy a tener que hacer criba) y he investigado un poco sobre un estilo de música que me era absolutamente desconocido y del que me vengo partiendo la polla los últimos días: Post-Synth, una mezcla entre Joy Division y Carpenter Brut.

He tenido otra reunión sobre la instalación de un par de servidores NAS de mierda en uno de nuestros PODs en Dublín y me he vuelto a mi puta casa a preparar como 10 litros del que probablemente sea el peor chili con carne que haya probado nadie nunca.

Luego me he puesto al día de los chistes de 9 Gag y he ido concretando cosas con la Yuca para nuestras vacaciones de verano en Islandia, tierra de descojonos.

Como no pensaba escribir nada aquí, me he puesto a componer otra canción para Puttorso, que ha quedado de. Putos. Huevos. No me falta jodido nada para terminar la base; quedaría hacer las voces, baterías y arreglos, mezclar y masterizar; pero no os despistéis porque echando hostias termino.

Ahora estoy escribiendo esta memez porque me he catado, insisto, de que la sección Miscelánea está vacía y me dispongo a meterme a la puta cama para ver otro par de capítulos de La Biblia, que echando hostias llego al Nuevo Testamento y quiero ver cuánta molonidad desprende Jotacé.