Lo voy a cindar.

Mockumentary (la primera ya en la frente) canadiense ambientado en un parque de caravanas habitado por tirados y con temporadas para cagarse en la puta un par de veces o más. La serie medio acabó en la sexta, pero siete años después ya bajo la bandera de Netflix sacaron una séptima temporada y desde entonces no han parado (se acaba de estrenar la undécima).

Son tres sus protagonistas: Julian, Ricky y Bubbles, en los papeles de líder, liante y retrón respectivamente. La trama es bastante simple por lo general, salen de la cárcel, vuelven al parque de caravanas sin un plomo y empiezan a intentar forrarse con un último gran plan. Por supuesto todo acaba siempre yéndose a la mierda por circunstancias subdescojonantes de cojones.

La serie empezó a llamarme la atención, no me avergüenza reconocerlo, cuando vi a Julian salir de un coche que había volcado con un cubata intacto en su puta mano (los putos detalles). Sin embargo, cuando me tuvieron definitivamente de rodillas fue cuando empecé a ver la cantidad de secundarios acojonantes con los que cuenta la serie y la idiosincrasia de cada uno: El señor Lahey con sus metatajadas y sus “preshitjos” (paaaah), el puto Randy Bobandy con su panza de mazorcas al aire porque no le sienta bien la tela, el amazo de J-Roc que a cada temporada es más acojonante, Sam Losco aka el puto caveman, los subnormales de Corey y Trevor, el malote de Cyrus, los putos Bottle Kids, un tío al que no se le ve nunca pero pega unos gritos como Will Ferrell en Elf… y Ray, un tío que va en silla de ruedas, tira garrafas llenas de meado porque ha sido camionero y no conoce otra forma de mear, se agarra unas tajadas de kilo y se hace pasar por rastreador de pollos a cambio de Mat Kenn.

Por supuesto hay como un millón más, algunos incluso salen tan solo un capítulo, pero te joden como un buen “y tho”, y eso sin mencionar los cameos de basca como Snoop Dogg, Sebastian Bach o Alex Lifeson. Poca broma, que diría Meat Loaf.

Los capítulos son cortos, así que si os gusta el auténtico humor (peña cayéndose, gente tirando cosas lejos con fuerza, garrafas de meado cayendo sobre niños de primaria, o que planteen a Patrick Swayze como uno de los mayores expertos en maquetas de trenes junto con Sebastian Bach) es probable que os plantéis en las últimas temporadas bastante rápido.