Joder, lo que me ha costado acabar puto The ocean at the end of the lane (mañana os intento hablar de él, por cierto). Desde que no cojo transporte público (antes me he dado cuenta de que este año he cogido más aviones que autobuses y trenes juntos; no puto bromeo) me estoy convirtiendo en uno de esos cabrones que no leen ni a hostias.

Para el siguiente libro he pensado en llevar a cabo un experimento/chorradón al que llevo dando vueltas desde hace la hostia.

Hace unos 15 años, cuando no era tan fácil cambiar la música del MP3 (era fácil, pero requería hacer cosas con cables), descubrí sin querer la maravilla de asociar discos a libros. Es algo que me acojona; la historia mejora con la música y la música de repente te recuerda a una historia. La sinergia que se da es la puta hostia.

Procuro que sean discos tranquilitos, que no me distraigan de la lectura y con un poco de atmósfera que contribuya a la narración. Aunque lo parezca, la música y el libro no tienen por qué evocar “paisajes” parecidos; de hecho, grandes descojonos que me han marcado para siempre surgieron de las mezclas más absurdas imaginables (recuerdo con especial cariño leer Pirómides de Terry Pratchett cuando salió el The Great Destroyer de Low; desde entonces, para mí, asociados para siempre, sin que tengan nada que mierda puta ver).

Entonces, como últimamente me ha dado por escuchar bandas sonoras, mierda de la que siempre he pasado, se me ocurrió la jodida idea de leer un libro con la banda sonora de una película que todavía no haya visto, de forma que primero asocie la música al libro y luego vea la película acompañada por la puta música.

Como veis, cuando hablamos de jugar duro a joder la mente, no me ando con putas chiquitas.

Tengo tres libros en la estantería desde la hostia con los que que, por una mierda u otra, nunca me pongo, así que me lanzaré con uno de los tres. ¿Alguna preferencia?

‪Amigos, necesito vuestra ayuda. ¿Qué puto libro leo ahora?‬

A post shared by Gaizka (@fohoma) on

Para la música, tengo echado el ojo a un par de películas que todavía no he visto y voy a ver seguro cuya banda sonora suena suficientemente digna, aunque estoy abierto a sugerencias.

Como siempre, cuando termine, os contaré qué cojones.