Dejad que os explique por qué Bob’s Burgers es la polla

Fohoma | 16 marzo, 2017

Bob’s Burgers es una serie de dibujos que lleva emitiéndose en la Fox desde 2011 con un planteamiento bastante poco original: a una familia norteamericana normal le pasan cosas fuera de lo ídem. Sin mierda rara, sin superideas con planteamientos iniciales rocambolescos que no den más de sí a la segunda temporada. ¿Qué la hace tan especial entonces? Pues que está hecha de puta madre. De, puta, madre.

Las diferencias con sus predecesoras (y me centro fundamentalmente en Los Simpson y Padre de Familia, que son las que la mayoría hemos visto hasta el puto tedio) son claras desde la base.
Para empezar, los personajes principales no son gilipollas o putos tarados, sino gente más o menos normal, posible al menos, con unos caracteres bien definidos, ajustados y compensados en total. Aquí no se juega al “que todos sean un poco subnormales con un puntito de locura y así todo cuela”, aquí las cosas se hacen jodido bien. Los personajes dudan, aprenden y reaccionan de forma consistente ante el puto despolle en que se ven envueltos cada domingo.

La forma en que se relacionan también es bastante atípica: las tramas no se basan en las peripecias por las que tienen que pasar porque se están constantemente soltando pipas, ocultando sus verdaderas intenciones de mierda o peleándose porque, hasta el momento de la potativa moraleja final (que, huelga decir, aquí no existe), son unos capullos egoístas. La familia Belcher se quiere y apoya; existe confrontación, claro, como elemento clave que es en cualquier forma de narración; pero es realista, relatable, si me permitís la gilipollez. Desde puto Friends (donde TODO lo que pasaba era que se estaban soltando trolas unos a otros non-stop, revisad cualquier capítulo al azar si no la recordáis así, lo siento) vengo fijándome en que gran parte de las tramas se basan en esto y directamente pasan de construir nada digno. Puede sonar a meritocracia, pero ¿sería Darkthrone el grupo favorito de un meritócrata? Pues entonces.

El puto doblaje también es para cagar y no echar gota. Sin nada que envidiar a los dos titanes que menciono al principio, el doblaje de Bob’s Burgers es impecable y muy personal. La gran parte de los personajes femeninos y niños son doblados por hombres y, aunque al de cuatro capítulos no te des ni cuenta, da a la serie un toque bastante particular. Bob’s Burgers suena a Bob’s Burgers.
Destacan H. Jon Benjamin dando voz al bueno de Bob y a algún que otro personaje secundario importante y la descacharrante Kristen Schaal, a cargo de la materialización de los chillidos de la hija pequeña de la familia, Louise. Fijaos en que lo que en Archer es el 80% de su atractivo, i.e. el desparpajo despistado de Archer, el protagonista, ejecutado también por Benjamin, aquí es solo otro granito de arena en esta gran montaña de la partida de culo que es Bob’s Burgers.

Los personajes (ay, los personajes).

  • Bob, el puto amo. Cariñoso, comprensivo y natural. Buen padre, buen esposo y me jugaría las bolas a que excelente amante. Hace chistazos con el nombre de la hamburguesa del día. Aunque la serie lleve su nombre, es solo un engranaje más es esta perfecta maquinaría del amor.

  • Linda, la vitalidad. Gracias al puto Darkman, Linda no es el típico contrapunto coñazo a una familia “locuela” de mierda. Por una vez se ha dibujado una figura matriarcal desenfadada, apasionada, divertida y con iniciativa. Aprended, Marge y Lois.

  • Tina, hay que joderse. El personaje favorito de la basca; una adolescente tímida y más rara que la hostia obsesionada con los caballos y los culos, especialmente el de Jimmy Pesto Jr. No me flipa tanto como parece flipar a todo puto dios, pero no cabe mierda de que es una brillante aportación. El fanfiction erótico zombie siempre se agradece, se agradece de cojones.

  • Louise, Stewie pero bien. La pequeña de la familia y el cerebro retorcido culpable de buena parte de las aventuras de los Belcher. Orgullosa e implacable estratega. Su maldad no nace tanto de los cojonazos de los guionoides sino de que no le gusta que le toquen las pelotas.

  • Gene, me cago en la puta. Dejo lo mejor para el final. Gene es a la televisión lo que el Black Metal es a la música: lo mejor que le ha pasado. Gene es pasión, es vida, es naturalidad sin filtro; coño, Gene es amor.

Probablemente el personaje con que más identificado me siento: cada semana le da por una movida, le flipa la música y le encanta hacer ruidos de pedos y ladridos con su teclado. Si todos fuéramos un poquito más como Gene, el mundo nunca hubiera necesitado a Pepe Viyuela.

Otros personajes con los que te partes la polla.
  • Jimmy Pesto. Archienemigo de Bob, dueño del restaurante italiano en frente de su hamburguesería. Padre de Jimmy Pesto Jr. y los gemelos Andy y Ollie. Representa todo lo que es una mierda.

  • Jimmy Pesto Jr. Hijo de Jimmy Pesto Sr. y amor platónico de Tina. Me flipa. Está como constantemente de mala hostia sin que se sepa bien por qué (gente con mala hostia, mi puta debilidad #1) y su vida es el baile, igual que la mía. Lo dobla también Benjamin y pronuncia la ‘s’ regular (mi puta debilidad #2), a lo Chelsea Wolfe en Color of Blood.

  • Zeke. Otro cabrón lleno de vitalidad y energía. Absurdamente optimista. Colegario paleto de Jimmy Pesto Jr.

  • Mort. El dueño de la funeraria al lado de la hamburguesería. Uno de los alardes mas acojonantes del talento de los guionoides. Su nombre, como el del personaje/libro de Terry Pratchett, sugiere que va a ser el cabrón más estirado a este lado del Mississippi. Pues bien, es el puto antípoda de todo eso: despreocupado hasta el despiste constante, solemne como un concierto de Bob Marley en el Edaska, desconsiderado como un ejecutivo de Ernst & Young hasta las cejas de fariña.

  • Teddy. Habitual del restaurante. Siniestramente inocente, siempre dispuesto a ayudar o a ser el Jerry Seinfeld del George Costaza de Bobchu. Puede que no sea la bombilla que más ilumina del chandelier, pero lo compensa con creces como el puto típico amigo brasas que siempre está ahí cuando no no lo necesitas en absoluto.

  • Gayle. Hermana de Linda, solterona y loca de los gatos. Quizá uno de los personajes más tipiquéibol de la serie que, quizá también, destaca por eso.

  • Mr. Frond. El psicólogo del colegio de los críos. Su mojigatez causa pena, pero resulta agradable ver este arquetipo televisivo (el del psicólogo de colegio buenrollista y pringui) enfrentado a una enemiga del tamaño de Louise, que se mea sin pudor en su puta cara de pardo.

  • Andy y Ollie. Los gemelos hijos de Jimmy Pesto Sr. y hermanos de Jimmy Pesto Jr. Adorablemente gilipollas. Su participación en cualquier conversación es puro azar, un poco a lo Homer en las 10 últimas temporadas de Los Simpson.

  • Regular Sized Rudy. Colegario de clase de Louise. Su mote, inmenso en su vaguedad descriptiva, unido a que tiene asma, me cautivó desde que lo vi. Ha tenido cierto protagonismo en algún capítulo y es habitual compañero de los pequeños Belcher, pero sí, está aquí por el mote y lo del asma.

¿Os he convencido ya? Dejo este último GIF de Gene haciendo lo que mejor sabe hacer, alegrarme el puto día, por si no es así.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. Gene hace tu baile de la alegría.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: